• Sofía Esquivel

Atención ginecológica en la mujer lesbiana y bisexual

Actualizado: 1 de oct de 2020

Es importante que las mujeres que se identifican como lesbianas y bisexuales acudan a una consulta ginecológica periódica.


Sofía Desirée Esquivel Montoya, es Médica Cirujana especialista en Ginecología-Obstetricia y Colposcopía. Ofrece servicios de ginecología en Salud Diversa.


Las mujeres que construyen sus relaciones sexuales, eróticas, amorosas y afectivas con otras mujeres, son llamadas lesbianas. Y las mujeres que mantienen dichas relaciones tanto con hombres como mujeres, son bisexuales.

Es importante saber que deben acudir a una consulta ginecológica periódica, ya que también están expuestas a diversas condiciones clínicas y riesgos para adquirir infecciones de transmisión sexual, al igual que las mujeres heterosexuales.


Toda mujer sexualmente activa, indistintamente de sus preferencias, orientación sexual y tipo de relación (monógama, polígama, estable o casual), debe hacerse una revisión ginecológica anual. No sólo ante la sospecha de alguna enfermedad sino también para el control de la salud general, prevención, detección oportuna de infecciones y tratamiento específico, según cada situación.

¿En qué consiste la evaluación ginecológica?

  • Exploración mamaria: para reconocer condiciones normales e identificar alteraciones. Además de enseñarle a realizar la autoexploración de forma mensual.

  • Examen ginecológico: es una revisión que se realiza por medio de un tacto bimanual (una mano en el vientre y otra mano enguantada a través de la vagina) para examinar los órganos genitales internos (vagina, cuello y cuerpo del útero, trompas y ovarios) con la finalidad de detectar anomalías.

  • Citología cervicovaginal: conocida como Papanicolaou, obteniendo una muestra de células del cuello uterino a través de un cepillado, las cuales serán analizadas en un laboratorio para identificar cambios asociados al VPH e inclusive para detectar cáncer.

  • Estudio colposcópico: es una revisión del área genital externa e interna, empleando un microscopio especial, para detectar infecciones y/o lesiones por virus, bacterias u hongos.

  • Otros estudios complementarios: cultivo exudado vaginal, cultivos específicos para ITS, prueba molecular para VPH, ultrasonido mamario, pélvico o endovaginal, mastografía, biopsia, perfil hormonal, entre otros.


Estos dependerán de factores de riesgo individual y del inicio de vida sexual con penetración (digital, juguetes y/o pene) y serán solicitados con base a la necesidad de cada mujer.

84 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo